Zenaida Orozco y Dávila de Girón

(La Guera)

Zenaida Orozco y Dávila de Girón,

conocida por todo el mundo como la "Guera" Girón,

publicó en junio de 2012 un libro de poemas 

titulado "Renacimiento".

Con mi hermosa pluma

 

Con ésta pluma he escrito mis versos no se, si son lindos ni qué tan buenos pero creo han sido lo que me ha nacido lo que recuerdo, observo, siento, me ha salido.

 

Han sido, a veces tristes o entretenidos según mi estado de ánimo, he escrito a mi estilo, lo que he querido pero nunca lo que más he aborrecido.

 

Reconozco que a mis muchos años sumo toda clase de sentimientos desde el amor, hasta el más profundo resentimiento pasando por los celos, la tristeza, ensueños.

 

La desilusión formó parte de ellos aunque el perdón ha borrado lo feo lo aburrido, lo triste, lo enfermo y a todos he dado el adiós rotundo, eterno.

 

Me he quedado con mis mejores deseos de amor, de gozo, de sueños, de anhelos y lo mejor de mis años de invierno; pienso, ruego, me esfuerzo en mejorar lo bueno.

 

Cuando de mi se ocupe tu pensamiento quizá refiero ignorar lo que de mi recuerdas pero con humildad espero tu bondad, tu perdón y puedas recordarme con amor.

 

30-V-09

Hola “Ayer”

 

Te quiero agradecer, los buenos

recuerdos que guardo de ti,

las horas inciertas, por no

saber que iba yo a “ser”,

por las horas de estudio hasta

el amanecer;

por los buenos amigos que supe

y quise tener,

por los vecinos que me agradaba

ver, hasta los que no llegué

a conocer bien,

por el afán de querer ser, lo que

yo deseé,

por la alegría de tener una

hermosa familia,

por la dicha de ser consentida,

mimada, pero no echada

a perder,

por caer y levantarme también,

por aprender de la vida,

por intuir y saber “ver”

por creer y tener fe

por ser fuerte y débil también

pero entre miles de cosas más,

por ser mujer.

 

A mi “Hoy”

le doy las gracias ¿por qué?

gracias por experimentarte cada

instante,

por tenerte tan presente,

por gozarte y atraparte,

por enseñarme “ser”

por saber que el mañana no existe y sin embargo

mañana tú serás “ayer”,

ese ayer que ya se fue.

 

10-III-15